SUELO RADIANTE

Confort económico y saludable

Antes de describir el sistema radiante, es importante comentar que el frío o el calor es una percepción del entorno que nos rodea y, en la mayoría de las ocasiones, esta sensación es más importante que la temperatura del aire o de un objeto. Por ejemplo, si caminamos descalzos por un suelo metálico, lo notaremos muchísimo más frío que si éste fuera de corcho aunque, ambos se encuentren a la misma temperatura. ¿Porqué sucede esto? Pues, esto es debido a que los metales conducen mucho mejor el calor que el corcho, por lo que también nos quita más calor al tocarlo y nos da la sensación de que está más frío.

Este concepto está muy relacionado con el suelo radiante, ya que éste consigue mayor sensación de confort que los tradicionales radiadores, trabajando a temperaturas más bajas. Esta baja temperatura supone un gran ahorro de energía, tanto en la generación como en el transporte, y además, al calentar una gran superficie que actúa como acumulador, mantiene mucho más tiempo el calor en la habitación aunque se habran las ventanas, cosa que no ocurre si lo que se calienta es el aire.

El fenómeno radiante se basa en que cualquier cuerpo caliente emite calor, en forma de radiación, hacia otros que estén más fríos. De esta forma obtenemos el calor del sol o del fuego de una hoguera. Así, en una vivenda sin calefacción somos nosotros los que emitimos el calor hacia las paredes y notamos la sensación de frío. Con el suelo radiante se crea un ambiente agradable que evita esa sensación.

Ventajas del suelo radiante

– Más Confortable: Hay una distribución uniforme de temperaturas con lo que se eliminan las zonas excesivamente frías o calientes, ya que el circuito está compensado para unificar la temperatura en todo el suelo.

– Ambiente más Sano: Se eliminan las corrientes de aire, lo que crea un ambiente muy saludable al no remover el polvo, que es causa de problemas entre las personas con alergias, asma, etc. 

– Más Saludable: NO debe producir problemas de circulación sanguínea si se utiliza adecuadamente, debido a la baja temperatura con la que funciona el sistema.

– Más Estético: La superficie del suelo pasa a ser el elemento emisor, con lo que se evitan los problemas que suelen originar otro tipo de elementos emisores, en lo que a decoración se refiere.

– Ideal para Grandes Espacios: Es la instalación ideal en locales con techos elevados (naves industriales, iglesias, polideportivos, …) ya que la radiación de calor que emite el suelo, aproximadamente el 70% del total emitido, no alcanza mucho más de 3m de altura.

– Silenciosa: Es una instalación silenciosa, debido a la ausencia de radiadores y a las características propias de la tubería de polietileno reticulado, con su gran durabilidad.

– Válida para todo tipo de Suelo: Se puede colocar cualquier tipo de pavimento sobre el suelo radiante, ya que no sufre ningún tipo de deterioro,

– Ahorra Energía: Se reduce el coste energético de la instalación, ya que permite trabajar con temperaturas inferiores en calefacción y superiores en refrescamiento con grado de confort equivalente. Se estima que el ahorro energético está entre el 10% y el 15%, lo cual se amortiza en en plazo entre 4 y 6 años, aproximadamente.